#20 TECNOLOGÍAS DETRÁS DE CÁMARA, por Valentina Maldonado.

En el siguiente texto, la artista visual chilena Valentina Maldonado relata cómo un viaje, un documental de Francis Alys y una crisis de vértigo, pueden influenciar el desarrollo de una nueva obra de arte en torno a las fantasías de un solitario conserje. “Tecnologías detrás de cámara” nos enseña, a modo de diario, las reflexiones de una artista que se enfrenta junto a su cámara a una desconocida ciudad de noche. Santiago de Chile, enero del 2018.

Entre Julio y Agosto del año 2017, realicé un viaje a Montreal, Canada. ¿Vas a turistear?, me preguntaban. Definitivamente no, decía yo, a pesar de que esa era automáticamente nuestra categoría de visita en el lugar. Para evitar esta naturaleza de viajero estuve pensando en cómo podría hacer registros del lugar. Recordaba constantemente una frase de Francis Alys dicha en el documental Amplios detalles[1], que decía algo así como “los lugares desconocidos hay que habitarlos rompiendo las reglas que hay dentro de ellos”, lo que era diametralmente opuesto a la función del turista, que prefiere ir por los caminos demarcados por los demás: lugares recomendados, lugares más visitados, lugares asegurados. Yo iba con un proyecto en mente que debía exponer en septiembre en el MAC, en el contexto del Concurso Universitario Arte Joven. Tenía una idea bastante confusa de lo que quería hacer, y el viaje a Montreal debía refrescar mis ideas sobre la noción de viaje, memoria, recuerdo, y registro. Tenía planes muy concretos, semanas de trabajo programadas, visitas, recorridos, pero la madrugada que tenía que viajar tuve una crisis de vértigo. Llegué a Canadá, y estuve una semana padeciendo el malestar: cada vez que movía la cabeza, mi mirada giraba como si diera diez vueltas sobre mi eje.

El plan para realizar allí era el de desarrollar, narrativamente, una pieza de video que había hecho el año 2014 para mi propuesta de título del pregrado, llamada Barcos en la ciudad[2], que consistía en fragmentos de azoteas grabadas con la cámara sobre una superficie que flotaba en el agua. En este video la cámara oscila como oscila un barco, para dar la sensación de estar en el mar, pero estando en la ciudad. La primera de mis utopías urbanas. Entonces, teniendo ese proyecto, que consistía en un video loop donde se veía en un díptico todas estas azoteas, mi nueva idea consistía en elaborar un personaje que fuera el que observara dichos encuadres. Así que luego de varias vueltas al proyecto, pensé en trabajar con el conserje del edificio en el que vivía entonces. Siempre imaginé que las horas de ocio que implicaban su trabajo, suponían al mismo tiempo una deriva por sus recuerdos,  así  que  la  idea sería  fabricar  un  contexto  en el que el conserje, mi nuevo personaje, recordara imágenes del mar mientras se encontraba encerrado en el edificio de una ciudad. La semana con mareos fue crucial aquí, pues me volví muy consciente del efecto que tenían en mi vista aquellos síntomas, y de lo simbólico que resultaba tener vértigo en un lugar desconocido. De esto concluía entonces, que el vértigo no solo simbolizaba lo foránea que me sentía en otro país, sino que también simbolizaba la personalidad perdida y deambulante del personaje que buscaba construir con el conserje.

Tras salir de la crisis, me puse a trabajar de inmediato. Llevaba mi Sony a6300, una cámara pequeña y liviana bastante transportable que graba en 4K, y un monopodo, que en la base tiene una rueda que permite que la cámara realice suaves movimientos sobre su eje. Este equipo de trabajo lo elegí pensando que tenía que realizar registros oscilantes dentro de la ciudad. Así que me dispuse a salir. Parte de la editorial del proyecto era que no podía aparecer gente en la grabación, solo lugares, pues los recuerdos del conserje debían ser recuerdos de lugares vacíos, así es que solo podía salir a grabar de noche, o grabar en lugares deshabitados. Y me di cuenta que a eso de la una de la mañana, la gente desaparecía de las calles. Ya nadie transitaba a esa hora, porque estaban dentro de bares, dentro de sus casas, o dentro de las casas de otros. Resulta que en Montreal el invierno dura ocho meses, y mi teoría era “como la gente está culturalmente adaptada a protegerse del frío, que les impide moverse lo suficiente, cuando llega el verano disfrutan el día, mientras que en las noches, acostumbrados a congregarse, se esconden”. Así es que cuando se acababa la luz salía a caminar por horas con mi equipo de grabación, dándome cuenta que, ya sin gente, se activaba una atmósfera nocturna que hacía aparecer otra personalidad de la ciudad.

El verano es una época muy activa en ciudades frías como Montreal. En esta ciudad además de ferias, fiestas, festivales y otros eventos, también se ocupan de realizar trabajos de construcción, o reparación de calles con los clásicos Detour (desvíos) por todos lados. Pero había algo que parecía inamovible e irreparable a pesar de todo: el abandono. Recolecté fotos de bicicletas abandonadas que turistas o dueños olvidaron, o sencillamente dejaron ahí para ser desmembradas sus piezas con el tiempo. Y grabé situaciones al interior de calles donde parecía que el tiempo y la gente circulaba alrededor de las cosas y los objetos en desuso, sin hacer nada por restaurarlos o al menos repararlos.

[1] Alys, Francis. (no se especifica año). Amplios detalles < https://www.youtube.com/watch?v=0baylpbVdCE&gt;

[2] MALDONADO, Valentina. 2014. “Barcos en la ciudad” . Santiago, Chile, Vértigo producciones. 7:51 min; video, color < https://www.youtube.com/watch?v=o0pR8-Fvbhg&t=284s&gt;

 

Acerca de Valentina Maldonado (Santiago de Chile, 1990):

Artista visual titulada de la Universidad Diego Portales, y  Magister en Artes Mediales de la Universidad de Chile. Ha participado en exposiciones colectivas como “Zodiac Love Team”, en Galería Panam (2019), “Carácter”, de la Biblioteca Nicanor Parra (2014), y en el “Concurso Universitario de Arte Joven de la Municipalidad de Santiago”, donde obtuvo el 1°, categoría Artes mediales. Formó parte de la muestra bipersonal “Paisajes diferidos”, junto al artista Joaquín Maldonado en la Galeria Balmaceda Arte Joven, expuso de manera individual la muestra titulada “Paisaje simultáneos” en Biblioteca Viva Egaña. Recientemente participó en el Concurso de VideoArte organizado por Video Concreta, M100, y en Ciudad de México obtuvo la Mención Honrosa en la 5ta edición del Concurso Nacional de VideoArte Universitario Visiones del Arte.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s